fbpx Skip to main content
Es oficial: por primera vez desde el inicio del programa Golden Visa Portugal en 2012, los ciudadanos estadounidenses ocuparon el primer lugar en las solicitudes de residencia en actividades de inversión en Portugal. 

Esta nueva realidad después de 10 años del programa revela un cambio de paradigma en las inversiones en Portugal y demuestra un interés renovado de los estadounidenses en el país, mirando el país como un lugar para instalarse, traer a sus familias, invertir y no solo como turismo y destino de ocio. 

Según un artículo reciente publicado por Forbes, la elección de Portugal se asocia principalmente a la existencia de escuelas internacionales, al sistema de salud pública, al sistema de transporte, al costo de vida, a la existencia de una gran comunidad de expatriados y a la baja tasa de criminalidad. 

La elección del programa Golden Visa Portugal por las familias también se explica fácilmente por la amplia reagrupación familiar que la legislación portuguesa permite en este contexto, ya que con una sola inversión, el inversionista puede reagrupar a los siguientes miembros de la familia: 

  • El cónyuge o pareja de hecho;
  • Hijos menores o incapaces a cargo de la pareja o de uno de los cónyuges;
  • Los menores adoptados por el solicitante cuando no esté casado, por el solicitante o por su cónyuge, como resultado de una decisión de la autoridad competente en el país de origen;
  • Los hijos mayores de edad, a cargo de la pareja o de uno de los cónyuges, que sean solteros y que estén asistiendo a un establecimiento educativo;
  • Los ascendientes directos y en 1er grado del residente o de su cónyuge, mientras estén a su cargo;
  • Los hermanos menores, siempre que se encuentren bajo la tutela del residente, de acuerdo con una resolución emitida por la autoridad competente del país de origen. 

Esto significa que el inversionista tiene la oportunidad de estar acompañado por una gran parte de su familia con una sola inversión, otorgando a todos la residencia temporaria portuguesa con todos sus beneficios (acceso al sistema nacional de salud y al sistema de educación pública, circulación por la Unión Europea y Espacio Schengen) y permitiendo a todos acceder a la residencia permanente y/o ciudadanía portuguesa al final de los 5 años del programa Golden Visa. 

Está claro que la Golden Visa es una inversión económica, pero también es una inversión en movilidad familiar, en conseguir uno de los pasaportes más fuertes del mundo y en entrar en Europa, abriendo más fronteras en un mundo que, como hemos visto en los últimos años, puede cambiar y cerrarse en un segundo.

Leave a Reply